Catedral de Cuenca

Catedral de Cuenca

La Catedral de Santa María y San Julián está de cumpleaños y nosotros queremos celebrarlo con ellos. Ayer, 24 de abril las nuevas vidrieras de nuestra catedral cumplieron 20 años. Recientemente las hemos visitado y os las acercamos hoy hasta este CaminoPalomera, concretamente las 20 realizadas por el artista conquense Gustavo Torner.

De las antiguas vidrieras solo se conservan en la actualidad 5, 4 de ellas están en la Capilla de los Caballeros y la del rosetón Norte, que corona el arco de Jamete, obra del vidriero Geraldo de Holanda, de 1550. El resto son resultado del proyecto realizado en los años 90 por Gustavo Torner, Bonifacio Alfonso, Gerardo Rueda y Henri Dechanet.

Coincidiendo con el apostolado de Monseñor Guerra Campos (1973-1996), se inició en 1990 un programa de 4 años para realizar las nuevas vidrieras, en colaboración con la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que elaboró un estudio sobre el tema, coordinados con el Cabildo de la Catedral y el Obispado de Cuenca.
El programa elaborado por el Cabildo que fue entregado a los 4 autores ofrecía una orientación iconográfica sobre el mensaje que querían que transmitieran las vidrieras: La Historia de la Salvación, pasando por las etapas de la Creación, Redención y Glorificación. El proyecto fue encargado al arquitecto Magín Ruiz de Albornoz y al maestro vidriero francés Henri Dechanet.
Finalmente, todas las vidrieras se diseñaron en clave abstracta por los cuatro artistas contemporáneos vinculados a la ciudad de Cuenca mencionados anteriormente (Saura y Lucio Muñoz declinaron la invitación para participar en el proyecto) con la excepción de la que se encuentra en la Capilla de San Mateo, ideada por el arquitecto Magín Ruiz de Albornoz.
Los autores se encargaron de realizar los bocetos, que tuvieron que ser aprobados por el Obispado y el Cabildo Catedralicio y examinados por la Comisión del Patrimonio Histórico de Cuenca. Posteriormente se encargó su elaboración a la Cooperativa de vidrieros “VITREA”, que tenía sus orígenes en la antigua Escuela Taller de Restauración de Cuenca y estaba dirigida por Henri Dechanet. Los vidrios se encargaron en la prestigiosa fábrica francesa de Saint Just.
Reflejos de la lez de las vidrieras

Reflejos de la luz de las vidrieras

Vamos ahora con las vidrieras de Torner. El artista conquense Gustavo Torner, fundador, junto con Fernando Zóbel y Gerardo Rueda, del Museo de Arte Abstracto Español diseñó 15 vidrieras que están situadas en el Altar Mayor: una en el centro, siete en el lado de la epístola y otras siete en el lado del evangelio. Además de cinco vitrales y el rosetón en la nave derecha.

En la Capilla Mayor, Torner se inspiró en los recuerdos que tenía de su infancia de las celebraciones litúrgicas que presenció de niño en las que la incidencia de la luz sobre los ornamentos y las casullas creaba. Basó su programa iconográfico en formas abstractas, con predominio de tonos ocres y con referencias conceptuales tanto a la ciencia como a la teología. Plasmó el tema de la creación en sentido amplio, incluyendo referencias al Big Bang, a la creación del mundo, a la cadena de ADN y a las lenguas de fuego de Pentecostés. Entre las influencias que podemos apreciar en el artista conquense destaca el mural del pintor expresionista Munch (1863-1944) en la Universidad de Oslo, la Capilla de Saint-Marie du Rosaire de Matisse (1869-1954) en Vence y una miniatura de tres centímetros del orfebre y retratista inglés Nicholas Hilliard (c. 1547-1619), titulada Hombre entre las llamas.

En la Capilla Mayor Torner refleja la Historia de la Salvación y nos explica la Creación utilizando la física de los griegos de la Antigüedad y sus cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego) y la física moderna del Big Bang. La vidriera central representa esta explosión cósmica. En el lado de la epístola, las siguientes 4 vidrieras reflejan con una variedad cromática mayor el ADN, como símbolo del árbol de la vida. En la quinta vidriera aparece el ser humano y la inteligencia humana se representa mediante un ángulo recto. La sexta simboliza la persistencia de lo inconsciente y la caída del ser humano en el pecado. La última vidriera de esta fila refleja otra vez la conciencia e inteligencia humana y vemos al hombre redimido que ha alcanzado la salvación y se encuentra con Dios.

En el lado del evangelio las tonalidades de los vidrios se rebajaron cuatro puntos frente a los de la parte sur, ya que según la orientación de la catedral es menor la insolación en la zona norte del templo. Estro vitrales representan los atardeceres de Cuenca, a través de los colores que contemplamos en el cielo en las diferentes estaciones del año coincidiendo con la puesta del sol.

En la nave derecha Gustavo Torner realizó otras cinco vidrieras y los vitrales del rosetón. Dos de ellas están colocadas sobre las laudas antiguos obispos conquenses. Los vitrales situados estas laudas contienen franjas horizontales sin círculos y unas líneas verticales a modo de nervios, simbolizando la subida de las almas de los difuntos desde los sepulcros al cielo. De esta forma consigue que las tonalidades amarillas y ocres sintonicen perfectamente con los colores que decoran las lápidas episcopales. Para diseñarlas Torner se inspiró en la Catedral de York y en el emplomado pequeño de sus vidrieras.

En las otras tres vidrieras y en el rosetón aparecen con un fondo dorado y surcado por nervios verticales, círculos amarillos que se concentran de forma más numerosa la parte superior. Los tonos azulados y rojizos están presentes también en las bases de las dos vidrieras de los arcos apuntados de mayor tamaño. Estas vidrieras simbolizan toda la que toda la Creación, entendida como obra de arte de Dios, incluido Jesucristo, retorna al Ser Supremo.
Cualquier motivo es bueno para acercarse a nuestra Catedral y disfrutar de las maravillas que encierra. Sin duda, Torner y sus vidrieras justifican por sí solos este paseo.
By |2019-04-01T14:09:25+00:00abril 25th, 2015|Arte, Cuenca, INICIO|0 Comments

About the Author:

Asun Martínez
Camino Palomera está gestionado por Asun Martínez. Os invito a aprender con las entradas publicadas, divertirnos y sobre todo emocionarnos y disfrutar de este trayecto. Aquí encontraréis temas sobre Palomera, Cuenca y su entorno más cercano. Y siguiendo esta línea transversal se incluirán aspectos relacionados con la naturaleza, turismo responsable, gastronomía de la zona, arte, cultura y ocio.

Leave A Comment